DERROTA AL STRESS EN 5 PASOS

Si las pilas de papeles en tu oficina crecen más rápido de lo que decrecen, no tenés tiempo para vos misma, te la pasas pensando en la siguiente tarea y lo que no te queda a medias te queda mal… querida, estás estresada. Y ni hablar si ya se te fue al cuerpo.

Actualmente la mayoría de la población vive con algún grado de stress, ya sea estrictamente laboral o no. Y de la población trabajadora, más del 30% sufre de ALTOS niveles de stress. Te contamos cómo ganarle.

1.- DECTECTALO: Realmente estamos hablando de stress? No dejes de estar atenta a las señales que te nombramos, y no te alarmes por una o dos. El stress es una combinación de buena parte de todas estas señales juntas, y es importante escuchar a compañeros de trabajo o superiores cuando te señalen alguna de ellas.

-Te sentís cansada y fácilmente irritable.

-Reduce tu capacidad de trabajo.

-Te mostrás indeciso y por lo general con mal juicio.

-Molestias corporales como dolor de cabeza, náuseas, mareos o alta presión.

-Dificultad para dormir.

-Pérdida del sentido del humor.

-Cambios en las costumbres laborales, trabajar después de hora o llevar trabajo a casa.

2.- CONOCELO: Para derrotar al enemigo, hay que saber exactamente cómo es, cómo funciona. Hay 4 principales reacciones fisiológicas al stress:

-El sistema reticular activante, ubicado cerca del tronco cerebral, se despierta poniéndote en alerta y afilando los sentidos de la vista y el oído.

-La sangre es dirigida al cerebro y a los grupos de músculos grandes, alejándose de las extremidades, piel, y órganos que no están en actividad en ese momento.

-Los sistemas digestivos e inmunológico dejan de funcionar.

-Los suministros de energía de los compuestos grasos y de glucosa son lanzados al flujo sanguíneo.

3.- ANALIZALO: Ahora que sabemos cómo funciona, debemos conocer nuestras mejores y peores opciones, y para ello es fundamental saber del origen de nuestro malestar.

-¿Acaso tenés demasiadas metas laborales y personales, y fechas de entrega imposibles de cumplir? ¿Es demasiada presión para un humano? ¿Hay alguien que pudiera hacerlo?

-¿O es que las metas son superfluas y tu vales más que tu trabajo? ¿Tus habilidades no están siendo usadas y te sientes inferior a lo que realmente eres?

-¿Falta de control sobre las actividades laborales?

-¿Estas tus compañeros de trabajo molestándote o acosándote? ¿O es tu jefe quien no te deja hacer tranquilo tu trabajo con comentarios que devalúan tu tarea o te presionan sin razón?

-¿Estás en un trabajo para el cual no te sentís suficientemente calificado?

-¿Tu área de trabajo te desconcentra y deprime por el mal funcionamiento de los artefactos, la baja luz, la incomodidad de tu silla y la mala postura de tu escritorio?

4.- SACALE PARTIDO: No vamos a ganar una guerra si no podemos llevarnos el motín, ¿verdad? Así que veamos: conocemos a nuestro enemigo y sabemos cómo trabaja. También de dónde viene. Estamos listas para destruirlo, no sin antes llevarnos lo que nos sirva. Altos niveles de stress son perjudiciales hasta la muerte (literalmente). Pero algo de presión nos pone en alerta y afila nuestros sentidos, lo cual puede ser beneficioso en cierta medida. Pensalo: ¿acaso un pequeño reto no te hace más competitiva? ¿No te demuestra a vos misma que podés hacer cosas que no creías poder hacer? Ahora, toma las riendas de tus tareas, organizalas, y desmostrales quién manda.

5.- DERROTA AL ENEMIGO: Luego de usarlo como un pequeño impulso en tu favor, hay que eliminar los restos de stress que te perjudiquen. No vale la pena poner en juego tu salud por una pila de papeles, cierto? Si lo que te preocupa es la gran cantidad de trabajo que tienes y estás calificado a hacerlo, estará sobre tu escritorio mañana. Puedes usar tiempo para relajarte y hasta planear unas buenas vacaciones, el trabajo no irá a ningún lado. Si tus habilidades no están en línea, quizá lo mejor sea tener en cuenta un cambio de trabajo, o puesto. Quizá hasta de carrera, si es que no te satisface lo que haces. En caso de que el problema sea con colegas o tu jefe, trata de solucionarlo de forma amable (después de todo, las diferencias rara vez son personales, y cada uno tiene una visión y modo diferente de cumplir con la tarea y llegar a las metas de la empresa).

¿Lista para salir al campo de batalla?

PRESION EN EL TRABAJO? USALA A TU FAVOR!

A estas alturas, en el lugar donde trabajas ya deben tener su meta fija, y la mirada en que promedia el año. Eso significa que todo lo que debas hacer es urgente, y que lo quieren para ayer. Tus propios objetivos seguramente también te demandan empezar a ver resultados. Pero el único resultado que estás viendo – por ahora – son tus nervios de punta. ¿Verdad?

Por suerte, tenemos la solución. Todo lo que debes lograr es convertirte en una máquina de producir, y prometemos que es más fácil de lo que suena. Te damos 5 tips para producir más y dejar contentos a todos.

1.- EL LUNES NO EXISTE MÁS: Una de las técnicas más efectivas que he leído por ahí – y probado con mucho éxito – es hacer desaparecer los lunes. El sueño de todo trabajador, ahora es una realidad. Los lunes son el peor – PEOR – día de la semana, y arrancar de golpe luego de haberle tomado el gustito al finde se hace imposible. Así que no queda otra alternativa que hacerlos desaparecer. No planees nada para tu lunes en la oficia: reuniones, presentaciones, ensayos, audiencias, negociaciones. Simplemente llega a la oficina y establece tus prioridades para la semana, esquematiza tus objetivos y las cosas que debas tener hechas lo antes posible, y en cuanto tengas todo esto claro, comienza con tu trabajo. Planificar es en gran parte lo que hace que el resto de la semana salga bien, los otros cuatro días rendirás mucho más de lo que se puede rendir un lunes. No lo veas como un día tirado a la basura, es una entrada en calor que establecerá tu estrategia de ataque para el resto de la semana.

2.- LA REGLA 50/10: Estudios de productividad han demostrado que es difícil concentrarse por mucho tiempo en una misma cosa. Por eso es que la Regla 50/10 es tan efectiva. Por cada hora en el trabajo, dedicas 50 minutos a tus tareas, y los próximos 10 minutos a despejarte y relajarte. De esa manera, no te hostigas con una sola cosa hasta cansar a tu cerebro y bloquearte. Eso sí: los 50 minutos deben ser estrictamente de trabajo (nada de Facebook, Twitter o Whatsapp).

3.- ESTABLECE PRIORIDADES Y TIEMPOS DE ENTREGA: Es importante que puedas fijar cuáles son las cosas más importantes de hacer en cada día, y que te autoimpongas tiempos de entrega coherentes. Cuando te atasques en una tarea, pasa a la siguiente. Al terminarla, vuelve a la anterior. De esa forma no perderás tiempo cuando no puedas avanzar más con algún pedido.

4.- NO CONFÍES EN TU MEMORIA: Anota todo, en un anotador, o en calendarios en tu teléfono, para que te pueda ir recordando qué deberías estar haciendo. Usar tu smartphone como un asistente personal es muy útil, sacale provecho al máximo. Además, de esa forma el control de las cuestiones terminadas será más fácil y claro.

5.- HACE SÓLO TU TRABAJO: Y eso implica:

a.- Delegar cuando debas, si hay tareas pequeñas que otros pueden hacer y otras que exigen TU atención, dales prioridad a las últimas y delegá las primeras;

b.- Trabajar en equipo, cuando la responsabilidad o el crédito es de varios, todos deben hacer sus aportes.

c.- La solidaridad es un concepto que preferimos dejar para la Iglesia. En la oficina, primero está lo tuyo, y luego lo de los demás. Con buenos modales, es saludable aprender a decir que NO.

Estas 5 pautas aumentarán tu productividad a niveles que ni siquiera vos sabías que podías lograr. Poniéndolas en práctica mecanizan tu trabajo despejando tu cabeza de enredos innecesarios, y mientras más te pidan, más lograrás hacer.

Intentalo, y contanos ¿Sentís la presión ahora?

APPS QUE TE SOLUCIONAN LA VIDA

Probablemente llegue el viernes la noche y pienses que ha sido una larga semana, pero cuando repasas todas las cuestiones resueltas te das cuenta que, en medio de tanta adrenalina y de ir de aquí para allí, algún detalle se te escapó. Un asistente personal podría ser útil y, claro, no cualquiera se contrata un asistente para sí.

Este mes prometimos darte tips para convertirte en la mujer maravilla, y aunque no tengamos lazos mágicos ni cinturones increíbles, sí tenemos un smartphone para sacarle partido al máximo. Así que la solución está al alcance de la mano. Literalmente. ¿Acaso no has descubierto que tu teléfono celular tiene el potencial de un robot? Toma nota, te mostramos 5 apps que te ayudarán a resolver tu semana laboral y personal. Y todas GRATIS!

1.- EVERNOTE: Es, de seguro, una de las apps más bajadas a lo ancho del planeta. Permite crear y editar notas con recordatorios, sincronizarte con tu computadora laboral, comunicarte con compañeros y aumentar tu productividad.

2.- SPINNING MEALS: ¿Volviéndote loca con la cena de esta noche? No pierdas tiempo en pensar algo variado y rico, planifica tus comidas con anticipación. Esta app te permite tener la receta lista, y la lista de compras para que nada te falte durante la cantidad de días que quieras.

3.- NTC: Nike Trainning Club es una app completa de fitness que funciona como un entrenador personal: música, rutinas establecidas para tonificar, adelgazar o entrenarte para competición, y sincronización con numerosos deportes son algunos de sus beneficios. Además registra tu progreso y funciona con recordatorios y aliento para que no te rindas!

4.- PAPER: ¿Trabajas en diseño o te es más fácil escribir manualmente y dibujar? Esta app es ideal para tu iPad, te permite crear distintas carpetas para guardar tus proyectos y retomarlos más tarde, de manera de plasmar tus brainstorms fácilmente. (Sólo disponible para iPad)

5.- TIMEFUL: Un calendario inteligente que se mezcla con una lista de quehaceres. Lleva registro de tus tiempos y comportamientos para realizar las tareas que guardas, y forma un patrón para sugerirte tips y nuevas formas de proceder ajustadas a tus propios gustos. (Sólo disponible para iOS)

Lista para dar lo mejor de vos? Bajalas y contanos la diferencia!

ADUEÑATE DE ESE PUESTO!

Lista para emprender nuevos rumbos laborales? Bien! A veces un comienzo fresco es todo lo que necesitamos para tomar impulso, ya sea que quieras crecer profesionalmente en relación a tu formación, o cambiar por completo de rubro. Te contamos cuáles son las 10 cosas más importantes a tener en cuenta.

1.- VESTIRSE PARA EL ÉXITO: Como bien lo declaramos en nuestro primer post – y tal lo cita la famosa premisa de la moda – TODO entra por lo ojos. Preparar una actitud adecuada depende también de cómo nos veamos. No es noticia que una vez que cambiamos nuestro aspecto, nuestro comportamiento se apega a él  de una forma magnética. Así que, si vas a una entrevista medianamente formal, para un puesto Jr o SemiSr, hay que tener en cuenta que la apariencia cuenta (y suma puntos). Un pantalón de vestir negro nunca irá mal, sea cual fuere el rubro profesional. El negro denota seguridad y seriedad. El azul marino y gris son la segunda mejor opción: dan confianza e ilustran sofisticación. Y una camisa blanca (súper blanca) será la aliada perfecta, a todo el mundo le gusta la pureza y la pulcritud. Buscá tacos no muy altos, pocos accesorios, maquillaje natural y perfume suave.

2.- INVESTIGA: Saber exactamente a dónde nos aplicamos a trabajar y las particularidades del puesto vacante, son un DEBER de todo entrevistado. Mientras más conozcas la empresa, y sobre todo la imagen que intentan dar, más elementos tendrás para mostrar lo bien que encajas allí. CUIDADO: No querrás ser un FAN desesperado por trabajar en ese lugar, eso no funciona siquiera con VOGUE.

3.- RESPALDATE: Llevá siempre copias extra de tu Curriculum, no una sino varias. Y todo lo que lo respalde, por si acaso. Títulos obtenidos, recomendaciones escritas, analíticos si mencionas tus promedios, todo es bienvenido.

4.- PUNTUALIDAD: Llegar a tiempo es la clave de una buena impresión. Si llegas a tiempo, estás a mitad de camino de dar la mejor primera impresión, de hecho. De lo contrario, el mensaje será tu desinterés por el puesto, y tu desdén respecto del trabajo en general.

5.- DAR LA MANO: El saludo de mano es todo un arte. No es indicado hacerlo muy fuerte, ni con flojera: simplemente firme. También es importante ubicarla perfectamente vertical, no con la palma hacia arriba ni mucho menos hacia abajo. La cantidad ideal de “sacudidas” es 1,5. Así que ofreces tu mano, y vas con ella hacia abajo, arriba y abajo a mitad de camino. Pero lo más importante será tenerlas secas y tibias. Si tu mano no es firme denotará falta de confianza (¿y quién quiere confiarle tareas a alguien que siquiera confía en sí mismo?). Si está sudada verán nerviosismo, si es fría dará desconfianza. Antes de la entrevista visita el Toilet, enjuagalas con agua caliente y secalas bien.

6.- HABLA SIN HABLAR: El 30% de la decisión final estará basada en lo que digas, y el otro 70% en cómo te veas y cómo te comportes. El lenguaje corporal no sólo dice grandes cosas de la personalidad, sino que enfatiza la empatía de forma inconsciente. Sentarse derecho, sin jugar con las manos, mantener el contacto visual y no tocarse la cara durante la entrevista son algunas premisas. Una buena nota a tomar es ir con la expresión corporal hasta donde vaya tu entrevistador. ¿Hace algunos ademanes con las manos? Utiliza el mismo recurso. ATENCION: No es un juego de espejo, no vas a querer asustarlo repitiendo al momento cada movimiento que haga.

7.- RESPONDE… a cada pregunta, de forma clara y concisa. Sólo lo que preguntan, no agregues detalles que no te piden. Al terminar de escuchar la pregunta cuenta hasta dos, y comienza a hablar de forma lenta pero contínua, elige bien tus palabras y sé positivo. Si realizan alguna pregunta difícil – como por qué dejaste tu último trabajo, a que se deben tus tiempos sin trabajar, etc.- sólo comenta lo mejor de cada caso. “Mi periodo sin trabajar se debió a una oportunidad de realizar viajes y conocer el mundo que no quería desperdiciar, y fue acertado porque me hizo crecer como persona”, o “Sentí que era hora de crecer profesionalmente, aprendí mucho en mi trabajo anterior y estoy ansiosa por aprender más”, son buenas respuestas.

8.- PREGUNTA: No te quedes ahí en un cuestionamiento como esperando a que te ejecuten. Preguntar una o dos cosas (además de las condiciones económicas del puesto) mostrará que tienes interés en el trabajo. Los expertos aseguran que pedir un ejemplo sobre el típico día de trabajo en tu posición, o una descripción de cuáles serían tus tareas, es un buen comienzo.

9.- APAGALO! El celular NUNCA debe quedar prendido durante tu entrevista. Ante de llegar al lugar, apágalo por completo. No hagas trampa poniéndolo en vibrador, si suena vas a estar en una situación incómoda. Mejor prevenir.

10.- AGRADECE: Ya sea en persona, al despedirte, o con una nota de agradecimiento, es importante que el último recuerdo sea tan bueno como la primera impresión. Si decides hacerlo en persona, asegúrate de darle nuevamente la mano y decirle lo a gusto que estuviste en la entrevista y lo ameno que fue. Si optas por la nota, que sea escrita a mano, y escueta (nada de cartas de dos hojas, por favor).

Lista para tomar ese puesto? Conoces algún otro tip que te ayude a obtener un nuevo trabajo? Compártelo con nosotras!