COMO PEZ EN EL AGUA

Comienza el segundo mes del año y la furia inicial va llegando a su final. En su lugar, están llegando la rutina, las nuevas obligaciones, pesa más el “voy a hacer…” y todas las resoluciones de principios de Enero se han reducido a dos o tres que aún anhelamos con fuerza.

Es que febrero ya nos pone los pies en la tierra, y es muy lindo tener proyectos y prometer pero no podemos abarcar todo siempre (el que mucho abarca, poco aprieta, dice el famoso dicho). Pero de seguro algunas cosas no han cambiado, y aún las quieres lograr con la misma fuerza que hace un mes: avanzar en tu carrera, reafirmar tu relación, encontrar “tu lugar” (o hacerlo en tu hogar).

Lo más probable es que te haya ganado la comodidad o que la idea sea avanzar en terrenos nuevos pero logrando sentirte como pez en el agua. Si te prometiste no llenarte de trabajo y quehaceres rompiéndote la cabeza del stress como el año pasado, entonces este editorial es para vos: Se trata de conquistar logros pero sin volverte loca, y ello sólo requiere de un buen plan (o dos, o tres, si sos una control freak), a paso firme aunque sea lento, y un estado mental determinado, enfocado en las consecuencias pero también en simplificar los medios.

Así que no desesperes, no es que se hayan ido las ganas, es que quizá estamos aprendiendo a ganarle a la ansiedad y el stress. Este mes te daremos tips para ir organizando tus metas de a una, y lograrlas sin excusas. Estás lista?

 

A BRILLAR MI AMOR…

Año nuevo, vida nueva. O eso nos decimos cada año. Lo cumplamos o no, pensar en una nueva etapa nos predispone de otra forma, y hay que saber aprovechar el impulso que durante el año se va desvaneciendo.

Para nosotras, se trata de ir mejorando cada día, más que de hacer un cambio rotundo que muchas veces dura solo lo que dura el impulso. Ser realistas es la primera regla para conseguir las metas que nos proponemos.

Así es que, día a día, vamos puliendo lo que ya tenemos, que no es poco. Pero eso no debe pararnos: ¿Querés que tu negocio crezca? ¿Querés aprender cosas nuevas, o mejorar tu imagen? ¿Querés cambiar de trabajo o mejorar tu vida social? Todas las metas son válidas, y el LTL vamos a poner a tu alcance las herramientas para lograrlas.

Porque mejorar sólo depende de vos, arrancamos el año deseando que cada día seas una mejor versión de vos misma.

A BRILLAR!!

PISANDO FUERTE

Cómo es el aire en la cima? No se olviden de mantener los pies sobre la tierra! Sobre todo si la idea es pisar fuerte, cierto?

Llamenlo ego humano o como sea, pero a todos nos gusta dejar huella. Ya sea en la vida de nuestros amigos y familia, o en el trabajo, o en el lugar donde estudiamos. Y ese afán de querer ser una buena influencia en los que nos rodean puede ser muy poderoso, aunque a veces parezca egocentrismo.

Cuántas veces nos hemos topado con una mujer segura en sus 11 cms de altura bajo los talones, un tapado espectacular, maquillaje y peinado impecables? Qué es lo primero que sentimos? Envidia, bronca? No, GANAS DE SER COMO ELLA. Arreglada, segura de sí misma, arrasadora. No es más que un incentivo para llegar a ser nuestro mejor yo.

Y cuántas veces somos nosotras las que salimos a la calle preparadas con esmero y con toda la autoconfianza, pero nos cruzamos a una amiga poco ocupada de sí? No desearíamos contagiarla un poco? Servir como un reto?

De eso se trata, de incentivo. Listas para sentir ganas de superarse día a día? Ponganse metas altas porque allá vamos!

LISTA PARA LA GUERRA?

De seguro en esta época del año ya no te acordarás de cuánto descansaste en el verano, y hasta estás ansiosa por las vacaciones de invierno. A no desesperar, tu día a día se convierte en una batalla por llegar a julio mientras tus tareas, casa, estudios y guardarropas sufren del “acomodo” necesario.

Entonces estás en el lugar correcto: comenzando una guerra. Una muy particular en la que tu peor enemigo podes ser vos misma. Y esto es así porque solemos aguantar hasta explotar: la falta de descanso, el cúmulo contínuo de tareas y la tensión de cumplir con todo se fue juntando de tal manera que te lleva a elegir entre IMPLOSIONAR o EXPLOTAR.

Desde aquí te recomendamos siempre EXPLOTAR. Sacalo para afuera, con deporte, organización, expresión, no te guardes nada! Muchas veces explotar es la solución, pone las cartas sobre la mesa y te ayuda a tomar decisiones de una forma consciente y real. Sobre todo si la otra opción disponible es la IMPLOSIÓN: malestares de salud, riñas con amigos o familiares, malhumor constante.

Como siempre decimos, hay que aprender a manejar nuestra mente, antes de que nuestra mente nos maneje a nosotros. Es la cosa más poderosa que tenemos, así que hay que ponerla bajo control, de manera que no se nos vuelva en contra.

Así que, preparate para ganar la guerra: alista tus armas y encendé el “modo combate”, porque este mes te damos tips sobre la mejor forma de tomar las armas en el trabajo y en tu vida, y usar la presión a tu favor.

Ready for war?

Convertite en la Mujer Maravilla (sin morir en el intento)

Comenzó el otoño, y con el cambio de estación probablemente también mute nuestro ánimo. Colores más apagados, profundos y formas de mecanizar todo lo que podamos van a predominar no sólo por fuera, sino también por dentro.

Sabemos que las miles que cosas que haces a la semana (o incluso al día) sólo tienen una forma de salir bien: método. Y como cada una tiene sus propios secretos, que no se reducen a la organización (nuestro tema del mes pasado), vamos a estar contándote algunos trucos que tenemos bajo la manga para que puedas cumplir con todos tus compromisos, sin volverte loca.

Peinados fáciles, make up comodín, las prendas que a todas nos quedan bien, cómo armar un armario cápsula, apps que te ayudan a tener todo hecho. Pero lo más importante de todo, sin duda, es cómo hacer para que en medio de tantas tareas, el stress no se convierta en un obstáculo, y en cambio aprender a usar esa energía a tu favor.

Así que te invitamos a sumarte a nuestra avalancha de chicas multitasking. Después de todo, no seríamos conocidas como la generación que todo lo puede, sino fuera cierto, no crees?

Si ser la mujer maravilla alguna vez fue un desafío, te prometemos salir airosa y con el trofeo en la mano. Lista para un mes de metas cumplidas?

LA MUJER ORQUESTA

Marzo es el mes donde todo empieza de nuevo. Puede que cada año nos propongamos organizarnos y prometamos indiscriminadamente estudiar a tiempo, mantener limpia la casa, comer a horario, conseguir un aumento de salario… pero ustedes y yo sabemos que eso siempre termina mal.

Quizá socialmente se nos conozca como el sexo débil, pero la realidad ha demostrado que podemos repartir nuestra cabeza para ocuparnos de mil cosas al mismo tiempo. No exagero, mil cosas. Los chicos, la casa, los estudios, el trabajo, los amigos, la pareja, los colegas, los jefes, la familia, la familia de la pareja, y la lista sigue.

Así que débil, un pepino. Vamos a ser prácticas, lo cierto es que si queremos que algo esté bien hecho, vamos a tener que hacerlo nosotras, cierto? Y está de más preguntarnos si realmente podemos con todo eso. Por supuesto que podemos. Por eso, en LTL te proponemos durante todo el mes tips y notas para ayudar a organizarte y facilitarte la vida, en pocas palabras.

No hay que volverse locas, la idea es ser metódicas y lograr avanzar en cada ámbito, simplificando y priorizando. Comentanos abajo si deseas leer algún tipo de nota en especial, o si hay algún área de tu vida donde te esté costando trabajo organizarte.

Estás lista? Manos a la obra!

Vestirse para el éxito

Dress for succes no es una simple frase en la industria de la moda. Es, quizás, una de las más utilizadas, y de seguro la más infravalorada. No se trata de vestirse de forma adecuada para encarar un trabajo, o una posición social deseada. No se trata tampoco del éxito entendido económicamente.

Puede sonar inadecuado y utópico, pero creo que “el éxito” es alcanzado cuando uno se convierte en lo que quiere ser, en su aspiración personal, y ello conlleva todo un universo. Así, “vestirse para el éxito” se transforma en una metáfora de preparación para una meta. No hablamos de ropa, repito, ni de avanzar en algún ámbito de la vida. Hablamos de LA META.

Y entonces la pregunta del millón surge: ¿Cuál es la meta? ¿Qué – o quién – quiero ser? Bien, si tienes la suerte de saberlo, ya estás a mitad de camino. Si incluso puedes visualizarlo, tu mente está allí; y si tu cabeza está allí – dicen – el cuerpo le sigue.

A las mujeres nos enseñan, desde niñas, a desear ciertos estereotipos: queremos ser lindas, flacas, rubias, morochas, atléticas, con dinero, inteligentes, independientes, amas de casa, madres. Lo que sea. Estoy segura de que cada una tiene su lista en mente. Manténganla. También estoy segura de que en unos minutos saldrá volando.

Puede que la mayoría de esas cosas no tengan que ver con COMO o QUIENES queremos ser, sino con QUE queremos ser. Y eso nos cosifica, nos ubica en una función. Madres. Amas de casa. Trabajadoras independientes. No nos define, apenas describe algunos de nuestros roles. Pero si ponemos la cabeza en blanco van a surgir nuevas metas, de esas que tienen que ver con nosotras mismas sin involucrar a nadie más. Divertida, segura, sonriente, chistosa, paciente. Esa es la lista que funciona. Es la que nos lleva a ser felices, ¿acaso ese no es el mayor éxito?

Y entonces, cobran razón todo el resto de las frases: La belleza comienza en el momento que una decide ser una misma; El mejor maquillaje que una mujer puede usar es su sonrisa. Vístete para el éxito. Para TU tipo de éxito, para el éxito de tu persona. Para saber cómo llegar a un lugar sólo es necesario saber de dónde partimos. Va a ser fácil conquistar el resto.

Así que hagamos un trato. No nos vistamos para la sociedad, para el trabajo, para correr cómodas a los niños mientras vamos al parque. Vistámonos para mostrar cómo somos: divertidas, audaces, con confianza en nosotras mismas, sencillas, pacíficas. Lo que sea. Lo que seamos. Ése es el éxito.

Bienvenidas!