PRESION EN EL TRABAJO? USALA A TU FAVOR!

A estas alturas, en el lugar donde trabajas ya deben tener su meta fija, y la mirada en que promedia el año. Eso significa que todo lo que debas hacer es urgente, y que lo quieren para ayer. Tus propios objetivos seguramente también te demandan empezar a ver resultados. Pero el único resultado que estás viendo – por ahora – son tus nervios de punta. ¿Verdad?

Por suerte, tenemos la solución. Todo lo que debes lograr es convertirte en una máquina de producir, y prometemos que es más fácil de lo que suena. Te damos 5 tips para producir más y dejar contentos a todos.

1.- EL LUNES NO EXISTE MÁS: Una de las técnicas más efectivas que he leído por ahí – y probado con mucho éxito – es hacer desaparecer los lunes. El sueño de todo trabajador, ahora es una realidad. Los lunes son el peor – PEOR – día de la semana, y arrancar de golpe luego de haberle tomado el gustito al finde se hace imposible. Así que no queda otra alternativa que hacerlos desaparecer. No planees nada para tu lunes en la oficia: reuniones, presentaciones, ensayos, audiencias, negociaciones. Simplemente llega a la oficina y establece tus prioridades para la semana, esquematiza tus objetivos y las cosas que debas tener hechas lo antes posible, y en cuanto tengas todo esto claro, comienza con tu trabajo. Planificar es en gran parte lo que hace que el resto de la semana salga bien, los otros cuatro días rendirás mucho más de lo que se puede rendir un lunes. No lo veas como un día tirado a la basura, es una entrada en calor que establecerá tu estrategia de ataque para el resto de la semana.

2.- LA REGLA 50/10: Estudios de productividad han demostrado que es difícil concentrarse por mucho tiempo en una misma cosa. Por eso es que la Regla 50/10 es tan efectiva. Por cada hora en el trabajo, dedicas 50 minutos a tus tareas, y los próximos 10 minutos a despejarte y relajarte. De esa manera, no te hostigas con una sola cosa hasta cansar a tu cerebro y bloquearte. Eso sí: los 50 minutos deben ser estrictamente de trabajo (nada de Facebook, Twitter o Whatsapp).

3.- ESTABLECE PRIORIDADES Y TIEMPOS DE ENTREGA: Es importante que puedas fijar cuáles son las cosas más importantes de hacer en cada día, y que te autoimpongas tiempos de entrega coherentes. Cuando te atasques en una tarea, pasa a la siguiente. Al terminarla, vuelve a la anterior. De esa forma no perderás tiempo cuando no puedas avanzar más con algún pedido.

4.- NO CONFÍES EN TU MEMORIA: Anota todo, en un anotador, o en calendarios en tu teléfono, para que te pueda ir recordando qué deberías estar haciendo. Usar tu smartphone como un asistente personal es muy útil, sacale provecho al máximo. Además, de esa forma el control de las cuestiones terminadas será más fácil y claro.

5.- HACE SÓLO TU TRABAJO: Y eso implica:

a.- Delegar cuando debas, si hay tareas pequeñas que otros pueden hacer y otras que exigen TU atención, dales prioridad a las últimas y delegá las primeras;

b.- Trabajar en equipo, cuando la responsabilidad o el crédito es de varios, todos deben hacer sus aportes.

c.- La solidaridad es un concepto que preferimos dejar para la Iglesia. En la oficina, primero está lo tuyo, y luego lo de los demás. Con buenos modales, es saludable aprender a decir que NO.

Estas 5 pautas aumentarán tu productividad a niveles que ni siquiera vos sabías que podías lograr. Poniéndolas en práctica mecanizan tu trabajo despejando tu cabeza de enredos innecesarios, y mientras más te pidan, más lograrás hacer.

Intentalo, y contanos ¿Sentís la presión ahora?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s